Ir al contenido

Adios a las redes sociales

Desde hace muchos años vengo pensando sobre Facebook y la pérdida de productividad, y recientemente sobre la idea de dejar de usar las redes sociales a nivel de ocio.

Me uní a ellas cuando fue el “boom” de Facebook allá por 2009, cuando todo era bastante diferente a lo que es ahora, ya casi 9 años de eso.

En un principio comencé a usar Facebook para subir contenido, videos, fotos, comentarios, etc. En palabras claras: para que me “vieran”, y así seguir aliementando la gula de mi ego. Aunque también, por supuesto lo usaba para “chusmear” de lo lindo a todo el mundo, una retro-alimentación.

Es bastante bizarro, pero es a lo que entramos todos al final, a ver qué hacen, dicen o donde están los demás… una total pérdida de tiempo que no nos aporta nada a nuestra vida.

Recuerdo hace ya como un año consultarle a Marcela sobre si existía una red social solo para fotos y vídeos, pues todas las boludeces que veía a diario en Facebook me estaban cansando, y ella me sugirió Instagram.

Lo que me cansó de Facebook fue entrar a la red social y ver todo tipo de falsedades, hipocresías y por sobre todo quejas, me terminó paspando. Ya bastante loco es el mundo en sus diversas formas como para que el chusma que llevo dentro vaya en busca de más material para recocijarse, o para que mi esperanzado espíritu se llene de quejas de personas una tras otra ante las cosas negativas que les suceden.

Y si bien dejé mi perfil activo hasta ahora, poco a poco comencé a dejar de usar Facebook, para hacer mi transición hacia instagram…

En Instagram la cosa cambió, tenía solo fotos y vídeos, no habían quejas aparentemente… hasta que descubrí que también la gente transmite sus quejas, disconformidades y visión negativa de la vida a través de las fotos, y luego las historias.

Lo peor de todo, yo también comencé a hacerlo recientemente… realmente patético.

¿Qué necesidad tengo de andar compartiendo mis dramas con el mundo? ¿O mis victorias y éxitos? Absolutamente ninguna. Quien quiera saber de mi, me llamará, me mandará un mensaje, o si nos cruzamos por ahí, le contaré sobre mi vida, si es que quiero hacerlo.

Desde el día de ayer dije oficialmente adios a Instagram y hoy tras migrar todas mis apps de un perfil de usuario, a un perfil de empresa, he cerrado mi cuenta de Facebook también. Esto hará que pase menos tiempo con el celular y más conectado a la realidad, será mil veces más productivo para mi vida.

Seguiré usando solo las redes sociales que utilizo para trabajar: Twitter y Linkedin principalmente. A las otras no pienso volver… aunque la verdad de si sucumbiré ante mi narcisismo casi indomable se verá con el tiempo.

Publicado elPersonales

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.