Saltar al contenido

¿Dónde está la Felicidad?

La Felicidad es un concepto que es demasiado subjetivo como para decir que se trata de aquello o esto pues todos somos seres con vidas, gustos, metas y problemas diferentes.

Igualmente, tratando de buscar una definición general he ido al diccionario de la Real Academia Española y al buscar la definición de felicidad he encontrado esto:

1. Estado del ánimo que se complace en la posesión de un bien.
2. Satisfacción, gusto, contento.

¿El dinero y bienes materiales hacen la felicidad?

El primer concepto de arriba nos dice que es la posesión de un bien. Y lo que se suele relacionar generalmente con «un bien» es el dinero, o también cosas materiales como una casa, un auto, un yate, etc.

Y es lo que nos enseña la sociedad: el éxito, bienestar y en última instancia «la felicidad» vienen con el dinero. ¿Será así? La verdad es que siempre supe que la felicidad no venía del dinero, ni de las cosas materiales en general, pero de alguna manera como buen terco que soy tenía que experimentarlo por mi mismo.

Hoy a mis 31 años ya tengo una casa, auto, y muchísimos bienes materiales más que nunca tuve en mi niñez y adolescencia. Y lo que he descubierto no es nada novedoso: todas estas cosas materiales no me han traído «más» felicidad que antes cuando no las tenía. Simplemente diría que me han simplificado la vida, me han dado más comodidad en ciertos aspectos (ej. no es lo mismo caminar 10 cuadras a 35 grados en verano, que llegás todo sudado a cualquier lado, que ir en auto con aire acondicionado, o bien no tener que llegar justo de dinero a fin de mes luego de pagar el alquiler), pero tampoco son imprescindibles para ser feliz.

Es muy loco como muchos postergamos nuestra felicidad y la idealizamos rodeada de objetos, dinero, bienestar y lujos. ¡Qué feliz voy a ser cuando tenga mi casa! ¡Voy a ser re feliz cuando tenga mi auto!¡Voy a ser feliz cuando me reciba al finalizar la carrera!
Y después cuando llega la casa o el auto, o la piscina, o el final de la carrera, te vas a dar cuenta que vas a ser la misma persona con y sin esas cosas, pues el vacío espiritual, el vacío interno que llevas y que no te permite alcanzar el estado de felicidad, no se tapa con cosas materiales.

Siempre me consideré una persona feliz, pues pienso que la felicidad no se define por momentos, sino un que es estado de vida. Claro que aveces estamos más animados o tristes que otras ocasiones, pero el vivir en un estado de felicidad es algo único que aprendí a través de la práctica del Budismo, brillar tanto que siempre, no importa la situación, podamos estar felices, contentos, orgullosos y satisfechos con nuestra vida.

Hoy luego de haber logrado varias metas materiales reafirmo una vez más que esas cosas no son la felicidad, claro está que las disfrutarás y podrán mejorar tu calidad de vida, pero si eres un infeliz y desgraciado sin bienes, también lo serás con ellos.

La segunda definición del diccionario dice «Satisfacción, gusto, contento.», y cuando leo esas palabras me vienen tres cosas a la mente: familia/amigos, trabajo y hobbies.

A veces escucho a muchos conocidos y amigos que dicen frases como: «si fuera millonario no trabajaría», y yo pienso realmente en todo lo contrario. Si fuera millonario seguiría trabajando en lo que me gusta y me apasiona, pues el trabajo es (al menos para mi) una gran fuente de felicidad e inspiración para la vida en general. Quien no trabaja, no se esfuerza, no se traza metas y no lucha para lograrlas se vuelve un ser dominado por una existencia vacía y sin gracia alguna, se marchita poco a poco como una flor.

Los hobbies también creo que son parte super importante de la felicidad, esas actividades que amamos, que nos satisfacen tanto que las horas y el tiempo parecen irse volando cuando las realizamos. Para algunos puede ser jugar fútbol, para otros escuchar determinada música o leer ciertos libros. Para mi esa actividad se resume en surfear las olas en mi tabla, adentrarme en el mar, desafiarlo, agradecerle y disfrutarlo por llevarme en su verde regazo.

Junto con las actividades y el trabajo, pasar tiempo con mi familia, crecer junto a mi pareja, charlar sobre la vida y compartir nuestras locuras; ver a mi hijo dar sus primeros pasos, balbucear sus primeras palabras o jugar con los perros, son las mayores fuentes de satisfacción en mi vida, cosas que no se pueden comprar con dinero.

Vienen a mi memoria las palabras de Nichiren que afirma:

Más valiosos que los tesoros de los cofres son los del cuerpo. Pero ninguno es tan preciado como los tesoros del corazón.

«Los tesoros de los cofres» se refieren a los bienes materiales y el dinero. «Los tesoros del cuerpo» son la condición, aptitudes y salud física en general. Y «Los tesoros del corazón» es todo lo que construimos en las relaciones de corazón en nuestra vida, se refiere a los momentos que compartimos con los demás, a esos seres queridos, amigos y familiares que nos acompañan en esta vida y con quienes hemos formado profundos lazos. Y en última instancia, también se refiere a generar tesoros del corazón (actividades, principios, valores y determinaciones que nos caracterizan) que nos permitirán vivir un estado de felicidad que no puede ser derrotado por ninguna tribulación.

Aunque como no soy fan de los extremos, también creo que no todo debe regirse por los «tesoros del corazón», si bien son los más importantes, debe haber un balance sin dejar de tener en cuenta la salud y el estado de nuestro cuerpo, y por supuesto las inversiones en bienes materiales, que no te aseguran ni te darán la felicidad, pero dado que vivimos en un mundo material dominado por el dinero, siempre es bueno prestar atención a esos aspectos.

Según mi terapeuta soy un «buscador», por lo que creo que siempre seguiré buscando… aunque hay algo que creo que ya he encontrado, y eso es el estado de felicidad, que habita en mi desde siempre, que está en el corazón, y no afuera distante en ningún lugar u objeto.

¡Feliz Año Nuevo 2016!

NMRK.

Publicado enPersonales

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.