Saltar al contenido

El futuro del trabajo es remoto

Desde que comencé a mirar lo que había al otro lado del miedo, mi vida ha dado un giro inmenso. Es increíble como un cambio en nuestras creencias puede desencadenar una serie de eventos maravillosos en tan corto tiempo.

Una de las mejores cosas que me han sucedido en este último año, es dejar mi antiguo rol en la empresa para la que trabajé durante años para adentrarme en el excitante mundo del trabajo remoto.

¿Qué es el trabajo remoto?

Trabajo remoto es trabajar desde tu cualquier lugar, sin pisar una oficina. Pero para mi trabajar remotamente es mucho más que eso.

Hacer proyectos de forma freelance remotamente es considerado como trabajo remoto, pero para mi tener un trabajo full time remoto es lo que va directamente a la raíz del concepto.

Hoy por hoy existe una gran tendencia mundial que impulsa esta nueva forma de encarar las empresas y sobre todo a la formación de los equipos de trabajo.

Atrás quedaron los días en que tenías que reunirte si o si en una oficina para tener una charla con tus colegas de trabajo o socios de una empresa, hoy en día se puede hacer todo desde Internet. No digo que las reuniones cara a cara no tengan ventajas y beneficios, las tienen sin duda alguna, pero no son 100% necesarias en la mayoría de los casos.

Que el trabajo remoto está llegando para quedarse no lo digo yo, lo dicen muchísimos estudios en base a investigaciones cuantitativas donde se ve dicha tendencia, como es el caso de este estudio llevado a cabo por DigitalOcean, donde además comentan los beneficios directos que perciben los trabajadores:

Otra encuesta hecha por Gallup también reporta que la gente está más a gusto en ambientes de trabajo flexibles donde permiten trabajar varios o todos los días desde sus hogares.

Y ni hablar si miramos las gráficas que ha recogido flexjobs en su estudio estadístico, son asombrosas:

Y así podría estar toda la noche agregando enlaces a más estudios, pero que muestran por qué es tendencia, etc, etc. Sin embargo, hoy voy a relatar mi propia historia.

Mis primeros trabajos remotos

En el año 2007 comencé una serie de magazines basados en WordPress, donde básicamente podía hacer el trabajo desde cualquier lugar, simplemente redactando artículos interesantes. Inicié muchos blogs, de viajes, recetas, anime, tecnología, ecología, salud, y un largo etcétera, y en todos ellos tuve colaboraciones de redactores de otros países, donde a través del blogging ya se veía una tendencia emergente en el trabajo remoto.

En 2010 opté por realizar redacciones de artículos para múltiples clientes desde todo latinoamérica, trabajando como redactor freelance.

Por el año 2015 gracias a mi hábito nerd de documentar y escribir articulos sobre Nginx, pude conocer a David Henzel y colaborar remotamente con su empresa MaxCDN. Esa fue la primera interacción que tuve con un equipo norteamericano, donde pude notar que algunos empleados ya trabajaban desde diferentes países.

En 2017 retomé contacto con Chris Ueland, ex-fundador de MaxCDN y socio de David, y comenzó una aventura part-time que duró hasta 2019, cuando comencé a trabajar full-time remoto en su nuevo emprendimiento: SecurityTrails.

Beneficios de trabajar remotamente

Al comenzar a trabajar remotamente full time pude notar muchos beneficios que antes no imaginaba poder alcanzar en mi trabajo tradicional de oficina, algunos de ellos son:

Mayor tiempo libre: imagina todas las idas y vueltas en autobus, moto, coche o tren que hacen las personas a diario para llegar a sus trabajos.

En mi caso me ahorro 1 hora de tiempo cada día, que puedo utilizarla para estudiar, descansar, o estar junto a mi familia (en mi caso es lo que más valoro). Si nos ponemos más exactos, en días, me ahorro un total de 12 días al año.

Ahora imagina si vives en una ciudad grande, donde debes tomar varios buses, o conducir 1 hora de ida y otra de vuelta, o bien tomar varios trenes, puedes llegar a ganar varias horas al día en eso tan valioso que se llama tiempo.

Ahorras dinero: otro de los beneficios de trabajar remotamente es que no gastas en combustible para tu vehículo, en mi caso ahorro unos $100 dólares cada mes, que en el año son $1200 dólares. Ese dinero es dinero extra que puedes ahorrar para inversiones, o si quieres utilizarlo para hacerte un lindo viaje también sirve, el hecho es que es un dinero extra que antes no tenías.

Menos gasto de kilometraje en tu vehículo: ¿te has preguntado alguna vez cuantos kilómetros conduces día a día para llegar a tu trabajo? En mi caso conducía unos 12 kilómetros cada día, de Lunes a Viernes, son unos 2880 km por año que tu automóvil se ahorra, con esto me refiero a que también alargas más la vida útil de tu coche.

Sales de tu zona de confort: ir en busca de un trabajo remoto es algo que no todo el mundo está dispuesto a hacer. Es todo muy nuevo, sobre todo en Latinoamérica, y ese concepto causa miedos, inseguridades y muchos prejuicios, tanto en los empleados como en los empleadores. Salir de mi zona de confort y buscar un trabajo remoto full time me ayudó a vencer falsas creencias, y a conocer una nueva forma de trabajar en equipo de forma remota, con miembros de una organización dispersa a lo largo y ancho del mundo.

Lo cierto que una vez que estás «en el baile», comienzas a tomarle el gusto, y luego casi nadie de las personas que trabajan remoto piensan en volver a una oficina, incluyéndome.

Mayor libertad para manejar los tiempos: dependiendo de la empresa donde trabajes, podrás tener un horario full time estricto de X hora a X hora, o bien un horario flexible, donde se valora más que nada la productividad, más que el tiempo que estas sentado frente a la computadora cada día.

Tener un trabajo remoto flexible es lo mejor que puede pasarte, pues puedes organizar tu tiempo para cumplir con las tareas, pero no «atarte» a determinados horarios, puedes trabajar en cualquier hora del día, y disfrutar de otros horarios «prohibidos» (salir de paseo entre 9 a 5, desayunar en un restaurant, o almorzar en la casa de un amigo, etc) cuando trabajas en una oficina.

Acceso a otras comodidades: trabajar sentado al lado de la estufa a leña en pleno invierno, disfrutar del sol de la tarde en el patio de tu casa, darte una ducha en medio de la jornada, o bien poder llevar a tus hijos al colegio cada día, son beneficios y comodidades que no se pueden dar en un trabajo de oficina.

Fines de semana libres: esto es algo que en muchos lugares, y sobre todo en la zona este del Uruguay no sucede, aquí es muy común trabajar en horarios rotativos, muchas veces los fines de semana y si estás en la industria turístima incluso sin libres durante Enero y Febrero.

Lo cierto es que en muchísimos trabajos remotos, no sólo la flexibilidad se da en en las horas, sino también en los días libres.

Vacaciones pagas: a diferencia de lo que sucede cuando trabajas de forma freelance en proyectos puntuales donde trabajas, terminas el proyecto y cobras, el trabajo remoto full time tiene los mismos beneficios de vacaciones pagas que en una empresa local.

Viajes por el mundo para conocer al resto del equipo: una característica de muchísimas empresas que tienen empleados por todo el globo es que al menos una vez al año, te pagan los pasajes y estadía en algún lugar del mundo para reunirte con tus compañeros, esto te da la posibilidad de conocerlos cara a cara, pasar varios días con ellos, al mismo tiempo que conoces otros países y culturas.

Algunos les llaman retiros, otros simplemente reuniones de empresa, para mi es simplemente increíble poder viajar, conocer nuevos lugares y personas.

Pules tu inglés: muchas personas creen que saben inglés pues estudiaron algunos años y tienen el «first» (el mejor chiste!), o bien lo dominan básicamente de forma escrita.

El verdadero reto es sumergirte en un ambiente de trabajo donde el idioma es 100% inglés, los chats, chistes, las críticas, videoconferencias, etc. El vocabulario se enriquece, aprendes palabras, expresiones, modismos y hasta malas palabras que en ningún instituto de inglés te enseñan.

Exploras nuevas formas de comunicación y herramientas: esto incluye aplicaciones para trabajar en equipo con gente que no conoces. En nuestro caso he visto que se lleva a cabo directamente a través de herramientas de colaboración como:

  • Slack: como plataforma de comunicación número uno.
  • Whatsapp / Telegram: cuando algo falla en slack, y necesitas una alternativa para llamadas
  • Google Hangouts / Zoom: para conferencias en vídeo entre múltiples miembros.
  • Trello / Freedcamp: para planificación de tareas, tracking, etc.
  • Git / Github: control de versiones y trabajo en equipo a nivel de código.

Accedes a mayores sueldos: en Latinoamérica los sueldos no puede decirse que son malos en promedio si los comparamos con otras regiones del globo, pero la verdad es que tampoco son sueldos altísimos (sin entrar en la polémica de que acá en UY es todo caro). Sin embargo, el trabajar remotamente para un mercado mundial te abre las puertas a mayores sueldos que en muchos países de origen no están disponibles para tu misma profesión.

Esto también es beneficioso pues no necesitas inmigrar a otros paises lejanos para moldear tu economía, puedes generar buenos ingresos al mismo tiempo que te mantienes cerca de tus raíces, familia o amigos.

Puedes viajar… mientras trabajas: una de las grandes ventajas del trabajo remoto es que te permite visitar otros países o regiones, al mismo tiempo que trabajas en tu día a día. Puedes trabajar por la mañana y dedicar toda la tarde y noche a recorrer nuevas ciudades, estés donde estés. En breve lo experimentaré en carne propia viajando a Brasil y trabajando al mismo tiempo.

Estar presente en festejos familiares y de amigos: si los realizan en tu hogar, podrás estar presente para almorzar con ellos, cenar o lo que sea, puedes tomarte el tiempo necesario al mismo tiempo que controlas tu trabajo de forma remota.

No va más perderse el cumpleaños de algun familiar, cena o almuerzo de navidad o año nuevo por estar en el trabajo.

Mitos y prejuicios frecuentes sobre trabajo remoto

En estos pasados meses me he podido dar cuenta de que existen muchos mitos/prejuicios relacionados a trabajar de forma remota, algunos de ellos pueden ser:

El desarrollo de aplicaciones se vuelve mucho más lento

Este es un mito que está bien fundado, no voy a negar que es lo mismo que trabajar pegado a un desarrollador a si estás remotamente enviando instrucciones por Trello, slack, o teniendo feedback desde videollamada, claro que no es lo mismo! El desarrollo en persona es mucho más dinámico.

Esto no quiere decir que no se pueda desarrollar con un equipo remoto! Se puede, y cuando los engranajes están bien ajustados, en mi experiencia, puede llegar a rendir un 75-80% respecto a trabajar con desarrolladores onsite.

La diferencia de ese 25%, igual está más que justificada en otros beneficios que tienen las empresas con equipos remotos, en cuanto a menos gastos en sueldos, oficinas, prestaciones, servicios básicos, tener a los empleados más contentos con horarios y jornadas flexibles, etc.

En los empleados remotos no se puede confiar

Sería raro que un empresario tradicional que siempre ha trabajado en oficina, de un día para otro comience a contratar gente online para darles acceso a los repositorios y áreas privadas de la empresa, es totalmente entendible.

Lo cierto es que tanto cuando comienzas a trabajar con empleados remotos, como con nuevos empleados en una oficina, siempre debes comenzar de a poco.

Si no puedes confiar en un empleado remoto, tampoco podrás confiar en un empleado de oficina, eso es un hecho, pues en ambos escenarios estas personas son desconocidos, y salvo la entrevista que tengas con ellos, y algún dato del C.V, poco más podrás saber en realidad.

La clave entonces, creo yo que debe pasar por:

  • Analizar el CV en detalle, y no sólo leerlo.
  • Ver su experiencia de trabajo real
  • Tener una o varias entrevistas telefónicas o por videoconferencia
  • Contratarlos temporalmente, y ver si trabajan al nivel que esperas
  • Al mismo tiempo que les conoces, podrás poner a prueba sus habilidades técnicas y humanas
  • Una vez pase un tiempo, se habrá ganado tu confianza y tendrás a un empleado sólido

Trabajar remoto es trabajar de pijama todo el día

Esto si bien puede hacerse, no es tan así. El trabajar remotamente implica que no debes llevar ningún tipo de uniforme o ropa formal como en muchas oficinas.

Esto quiere decir que si podrías hipotéticamente trabajar de pijama, sin embargo, desde mi perspectiva, cómo encaramos el día en nuestro trabajo refleja como vamos a transitarlo, si nos despertamos de pijama, y saltamos a trabajar en la pc directamente, simbólicamente estaremos un poco atados todavía a la cama, y lo que ello implica, estar muy relajados.

Desde como lo veo, y mencionando algo que digo más abajo, debemos tener disciplina, y no está mal si un día estás un poco enfermo y quieres estar en la cama con la PC, pero no puede volverse tu rutina diaria, debes vestir de forma cómoda pero de tal manera que refleje tu compromiso con la jornada laboral.

¿Qué necesito para trabajar remotamente desde Uruguay?

Esto lo veo desde mi perspectiva pues resido en Uruguay, pero aplica básicamente a casi cualquier país hispano-hablante.

Conocimiento digital: si trabajas en la industria de las telecomunicaciones es muchísimo más fácil encontrar un trabajo remoto que si trabajas en una automotora, o en un restaurant, que son trabajos meramente físicos, donde se requiere tu presencia.

Así que lo primero que debes saber es que si tu trabajo lo puedes hacer desde una computadora, entonces eres un buen candidato a trabajar remotamente, no necesitas ir a una oficina. Esto aplica para todo lo relacionado al mundo digital, desde traductores, redactores, bloggers, desarrolladores, diseñadores, project managers, etc, etc.

Facturar al exterior: abrir tu propia empresa es una de las primeras cosas que tendrás que hacer si quieres trabajar remotamente y obtener ganancias de forma legal, es decir, pagando impuestos a los organismos estatales, como lo es la DGI en Uruguay.

Además podrás tener tus aportes sociales, y cobertura mutual para ti y toda tu familia, como hice en mi caso. Si te asesoras con un estudio contable que haga las cosas bien (como la gente de Estudio Contable), no será un dolor de cabeza, y en máximo 2-4 semanas podrás estar facturando sin problemas.

Cuando hablo de facturar me refiero a facturar electrónicamente, que hoy por hoy es lo que más conviene cuando hablamos de montar un negocio online u offline en Uruguay, de esta forma estarás 100% cumpliendo con las normativas emitidas por DGI, y desde el principio empezarás con el pie derecho.

En este sentido puedo recomendar los servicios de la empresa Fixed.uy, que son unos genios y me ayudaron en todo, además de ofrecer planes realmente baratos.

Disciplina: manejar tus horarios sin depender de nadie, no tener un jefe o supervisor que esté mirándote todos los días en la oficina, y muchas veces cuando estás en puestos de manager nadie que te de indicaciones puede ser un arma de doble filo, si no eres disciplinado en manejar tus tiempos, prioridades, distracciones y responsabilidades, puedes terminar no rindiendo lo suficiente, o realizando un mal trabajo en tu día a día.

El trabajo remoto no es para todas las personas.

Inglés: esto no es 100% necesario, pero si muy sugerido. El mercado hispano está creciendo a pasos gigantezcos, cada vez hay más y más empresas que aceptan a empleados remotos full time, pero la verdad es que trabajar remoto en Latinoamérica y España no está tan aceptado como en el resto del mundo.

Por lo que saber inglés te abrirá puertas al mercado internacional, donde podrás trabajar casi con cualquier empresa del mundo, y no restringirte a paises hispanohablantes.

Una red estable: debes contar con una conexión estable siempre. Afortunadamente en Uruguay contamos con fibra óptica, y el servicio de Antel es siempre impecable, salvo venga una tormenta muy grande o algo similar, siempre suele tener una buena velocidad y sin cortes inesperados.

Conclusión

Desde como lo veo, la tendencia del trabajo remoto no va a detenerse, sino que se incrementará año a año, tanto para trabajos y proyectos freelance puntuales, como para trabajos full time remotos. Los beneficios son inmensos para ambos lados: empleadores y empleados.

Pero por sobre todo, está en los empleadores abrir la cabeza a lo que realmente necesitan los empleados hoy en día, entender que no sólo buscan un pago justo al final el mes, un almuerzo gratis o una sala con juegos para entretenerse a la hora del break diario, sino también flexibilidad en la jornada laboral, pero por sobre todo, la libertad para trabajar desde donde deseen, centrándose en únicamente ser productivos, que al fin y al cabo, es lo más importante para que una empresa avance.

Publicado enPersonales

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.