Ir al contenido

Hacer Daimoku mientras conducimos

Muchas veces he escuchado en reuniones de Budismo de la SGI que muchos miembros hacen Daimoku mientras manejan. Es algo que yo he hecho en algunas ocasiones también.

“Que hagas daimoku es lo importante, no importa donde, en el auto, en la calle, en el trabajo, etc…”

Es una frase que escuché mucho de parte de varios miembros de SGI durante años, y la verdad que en el último tiempo lo viví en carne propia pues mi práctica diaria de Daimoku se había convertido en un daimoku-móvil, pues recitaba Nam Myoho Rengue Kyo únicamente cuando iba y venía a trabajar.

Al manejar cualquier vehículo en la calle nuestros sentidos están enfocados en el tránsito, en los coches, motocicletas a nuestro alrededor, en la calle que tenemos por delante, los semáforos, peatones y demás objetos que nos rodean. Por lo tanto, es imposible que nuestro Daimoku sea tan efectivo como si estuviesemos sentados frente a nuestro altar, enfocados en nuestra práctica.

Y casualmente en una de las últimas reuniones del año una de las responsables presentes en la reunión aclaró el tema:

Daimoku se puede hacer en el auto, en cualquier lugar, nadie dice que no se pueda, pero nuestro lugar correcto para recitar NMRK, es decir, para hacer una práctica correcta es frente al Gohozon, donde manifestamos nuestra budeidad, donde nos fundimos con el universo y despegamos de nuestro “pequeño yo” para elevar nuestro estado de vida.

Creo que recitar NMRK en el auto y hacer de ello nuestra práctica, hace que nos pierdamos de conectarnos con el Gohozon que tenemos en nuestro hogar.

Hacer daimoku mientras manejamos también lo veo como una tendencia del ser humano a no comprometerse, a “hacerlo cuando puedo”, o “cuando me queda fácil”, en vez de hacernos tiempo para realizar nuestra práctica diaria como debe ser, frente al altar budista.

Si fuera lo mismo practicar Daimoku fuera de nuestra casa, no tendría sentido alguno tener Gohozon de hecho.

Otra contra de esto es que tampoco haremos seguramente el Gongyo de la mañana y la tarde, que es bastante más complejo de recitar que el Daimoku, donde se requiere de más concentración y atención a cada paso de la ceremonia, como me sucedía a mi.

Por eso ya he dejado de recitar NMRK en el auto mientras manejo al trabajo y enfoqué mi práctica diaria como la debo hacer: frente al Gohozon, como lo hice durante años.

 

 

 

Publicado elBudismo y Filosofía

3 Comentarios

  1. Victor Victor

    Nuestra práctica diaria de daimoku me parece que debe hacerse frente al Gohonzon, por la mañana y la tarde,pero en casos imprevistos, ya sea por viajes o que por alguna razón no estamos en muestra casa, podemos entonar Daimoku donde estemos, la práctica diaria es muy importante……

    • Gracias por tu comentario Victor.

      Sin duda que si, ante imprevistos siempre se puede hacer Daimoku en el lugar donde nos encontremos. Cuando estamos de viaje lo ideal es llevar un Omamori Gohonzo (el Gohonzon pequeño), aunque no todos los miembros tienen uno (yo no tengo por ejemplo).

      El problema està cuando esos “imprevistos” se convierten en rutina, y tomamos como lugar de práctica diaria cualquier escenario menos nuestro altar.

      NMRK!

  2. Magnifico poema el de Daisaku Ikeda. Estoy leyendo una coleccion de poesia que aparecio en Estados Unidos en 2016, pero como que suena mejor en nuestro idioma. Cualquier informacion me la puedes dirigir a [email protected] Vivo en Pine Bush, New York, y me incie en el budismo en Chicago. Muchos saludos y hasta pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.