Saltar al contenido

La Revolución Humana

Revolucion Humana

Desde el principio me gustó la idea del Budismo por que no dependemos de nadie (sino de nosotros mismos) para poder ser y realizar las cosas que queremos en nuestra vida, nuestro barrio, el mundo… ésta independencia es muy buena, pero también seguido nos recuerda que así como todo lo positivo depende de nosotros, lo negativo sigue la misma regla.

Casualmente, últimamente he tenido que enfrentarme cara a cara con varios aspectos negativos de mi mismo; creo que hay muchísimos retos en la vida, pero ése es uno que generalmente todos tendemos a evadir: lograr un cambio en uno mismo, en esas tendencias básicas y dañinas que tenemos todos, como por ejemplo: ira, negligencia, celos, depresión, etc.

Me he dado cuenta que cuanto más tiempo seguimos reaccionando siguiendo esos instintos básicos sin tratar de cambiarlos, más daño nos hacemos a nosotros mismos. Pero… ¿a quién le gusta mirarse en el espejo y admitir que tiene problemas de depresión, ira o celos, y que debe cambiarlos en orden para mejorar su vida?

Siempre me he considerado un tanto perfeccionista (virtud o defecto que heredé de mi padre) en cuanto a ciertas cosas, hoy en día se está manifestando con mi personalidad, y veo claramente el por qué es tan importante seguir puliendo nuestra vida y seguir desarrollarnos como seres humanos.

Por eso ahora quisiera introducir este concepto: «Revolución humana» es un término utilizado por el segundo presidente de la Soka Gakkai, Josei Toda, para describir un proceso fundamental de transformación interior por el cual rompemos los grilletes de nuestro «pequeño yo», atado por el interés propio y el ego, creciendo en altruismo hacia un «gran yo» capaz de interesarse y emprender acciones por la causa de otros -fundamentalmente por toda la humanidad.

Existen muchos tipos de revoluciones: políticas, económicas, industriales, científicas, artísticas y otras. Pero, sin importar cuánto cambien los factores externos, el mundo nunca mejorará mientras la gente permanezca egoísta y apática. Como dijo John F. Kennedy, en 1963: «Nuestros problemas fueron creados por el hombre, por lo tanto, pueden ser resueltos por el hombre. Y el hombre puede ser tan grande como él quiera«. Un cambio interno positivo, en tan sólo una persona, es la esencial vuelta de tuerca en el proceso de hacer a la raza humana más fuerte y sabia.

Esta «Revolución Humana» es, según creo, la más fundamental y vital de todas las revoluciones. Esta revolución (un proceso interno de auto reforma) es completamente pacífica y libre de derramamientos de sangre. En ella todos ganan y no hay víctimas. La vida es una lucha con nosotros mismos; es un intenso combate entre avanzar y retroceder, entre la felicidad y la desdicha. Estamos cambiando constantemente, pero el problema real es si estamos cambiando para bien o para mal, si tenemos éxito en engrandecer nuestra estrecha visión centrada en nosotros mismos y asumir una visión más amplia.

Todos los días nos enfrentamos a incontables situaciones en las que tenemos que escoger o tomar decisiones. Tenemos que decidir cuál camino tomar, a fin de sentirnos bien con nosotros mismos, y convertirnos en mejores individuos, de espíritu más generoso.

Si nos permitimos a nosotros mismos ser gobernados por la fuerza del hábito, es decir, reaccionar de la misma manera que siempre lo hemos hecho a una determinada situación, seremos arrastrados por el camino del menor esfuerzo y nuestro crecimiento como personas se detendrá. Pero si tenemos éxito en desafiarnos en un nivel fundamental, podemos pasar de ser una persona golpeada por el ambiente o por la gente a su alrededor, a alguien que puede influenciar positivamente en su entorno. En realidad, creamos la forma única de nuestras vidas mediante las infinitas elecciones que hacemos cada día.

La individualidad y el carácter verdaderos nunca llegan a florecer completamente sin un arduo trabajo. Yo siento que es un error pensar que quienes somos actualmente es la representación de todo lo que somos capaces de ser. Si uno pasivamente decide: «Soy una persona callada, de manera que pasaré por la vida calladamente», nunca podremos desarrollar plenamente nuestro potencial único.

Sin necesidad de tener que cambiar nuestro carácter completamente, podemos convertirnos en una persona que, aun siendo básicamente callada, será capaz de decir lo correcto en el momento correcto con verdadera convicción. De la misma forma, una tendencia negativa hacia la impaciencia podría transformarse en una cualidad útil para lograr que las cosas sean hechas rápida y eficientemente. Pero nada es más inmediato, o más difícil, que el confrontarnos y transformarnos a nosotros mismos.

La única manera de afilar y pulir nuestro carácter, es a través de nuestras interacciones con otros. Al realizar acciones por los demás, y comprometernos positivamente con ellos, nos volvemos personas más disciplinadas y mejores. Pero esto no significa hacer que otros sean felices, mientras nos ignoramos a nosotros mismos o a nuestra propia felicidad.

La felicidad que creamos como individuos, y los fuertes lazos que creamos unos con otros, generan la felicidad de toda la humanidad. Transformar nuestras vidas en el nivel más fundamental es la clave para cambiar la sociedad.

Más información sobre la Revolución Humana

 

Publicado enBudismo y Filosofía

4 comentarios

  1. Impresionante el artículo Esteban, felicitaciones. Cuán ciertas son tus palabras aquí expresadas! Y qué identificado me sentí con varias de las cosas que mencionaste.

    Haciendo un análisis de las cosas que uno tiene para mejorar, en mi caso personal, (y sabiendo que son un montón) mencionaré algo que me afecta directamente en lo laboral, y que tiene que ver con la forma de dirigir una empresa: APRENDER A DELEGAR. Esta faceta es algo que verdaderamente me cuesta muchísimo, y no es de ahora, lo detecté hace años ya, y aunque poco a poco he aprendido a ir delegando las cosas, las más importantes en mi empresa, como que tiendo a seguirlas «de cerca» aun cuando hay poco que puedo hacer para solucionarlas. Así por ejemplo, ante la caída de un servidor por algún factor técnico que desconozco, siempre estoy ahí, y súper estresado como si dependiera de mí solucionarlo. Me pasa por ejemplo, cuando se está haciendo un simple FSCK de un disco duro y como no lo puedo ver yo directamente, sino un técnico que está a miles de kilómetros, cuando veo que la cosa se demora, me comienzo a poner mal realmente, y preguntarme «¿lo estará haciendo bien?»; «¿lo estará siguiendo de cerca?» o «¿estará poniendo todo su empeño en ello?». Y, aunque parezca algo tonto, no saber delegar, a parte de ser una falta grave en alguien que quiere dirigir un proyecto, sea grande o pequeño, es un factor importantísimo de estrés, sobre todo, si el proyecto tiene muchas puntas a seguir.

    Me he puesto como meta poder delegar más, pero saber hacerlo, conlleva mejorar otro aspecto de mi vida: estar MAS ORGANIZADO. Me considero una persona organizada, pero sé que tengo que trabajar más aun, para estar lo suficientemente ordenado, para tener las ideas bien claras, y así poder delegar más y controlar los frutos y metas cortas, y no enrollarme con todo un proyecto.

    Entre estas dos cosas a nivel empresarial que tengo para mejorar, el ser más ordenado y aprender a delegar, créeme que tengo para muuuucho tiempo más, de aprender, y sobre todo, de poner en práctica.

    Nuevamente, excelente el tema Esteban.

    Saludos,
    Daniel.-

  2. Gracias por tus comentarios Daniel, si bien todo esto se basa en mi práctica y estudios sobre Budismo, se pueden aplicar para cualquier persona (sea budista o no) para ayudarla a sacar su mayor potencial, y también para corregir y pulir aspectos negativos de su vida.

    Lo de que tenés que delegar, es totalmente cierto jeje, se te nota y te lo he comentado un par de veces también creo.

    Saludos,
    Esteban.-

  3. miguel miguel

    Esteban felicitaciones.
    Está bueno todo esto.
    Un gran abrazo
    Miguel

  4. josi josi

    Esteban muchas felicitaciones por tu comentario, te pasaste.
    Ojala todos tuvieran la pelicula clara sobre la revolucion humana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.