Saltar al contenido

Los Cuatro Acuerdos, de Miguel Ruiz

Los Cuatro Acuerdos es un libro escrito por Miguel Ruiz, un chamán mexicano que ha cautivado al mundo con el concepto de cómo ser verdaderamente libres y vivir la vida a pleno a través de los cuatro puntos principales que él llama «acuerdos».

Es un libro que me atrapó desde el principio. No es de autoayuda, yo lo tildaría más de filosofía y libertad que relacionado a la auto ayuda, pues revuelve cuestiones muy filosóficas que te hacen pensar mucho para que uno luego reflexione y trate de aplicar los puntos que destaca.

Al leer los cuatro acuerdos encontré muchísimas similitudes con principios del Budismo que vengo aplicando desde hace años, todas las enseñanzas de este libro son super humanísticas.

Contratapa del Libro Los Cuatro Acuerdos por Miguel Ruiz

Resumen de Los Cuatro acuerdos

 

1. Se impecable con tus palabras.

Debemos utilizar nuestras palabras con sabiduría, hablando con integridad, diciendo solamente lo que queremos decir y nada más. No debemos usarlas para hablar mal de las personas, ni de nosotros mismos, pues al hablarle mal a otras personas en realidad nos estamos haciendo daño a nosotros mismos. El Dr. Miguel Ruiz plantea que tenemos que utilizar el poder de las palabras para dirigirlo hacia el amor y la verdad. Las palabras pueden construir, ayudar y potenicar a las persoans, o pueden destruirlas si se usan mal. Al ser impecables con nuestras palabras podremos ser libres, felices y trascender el nivel de existencia del estado de Infierno en el que viven muchas personas.

Este punto es idéntico a lo que expone el Budismo Nichiren sobre el Karma, es decir, que uno de los pilares del Karma son nuestras palabras, pues ellas se forman con nuestros pensamientos, que luego llevamos a la acción.

2. No te tomes nada personalmente.

Lo que hablan y hacen los demás es una proyección de su propia realidad, de su propio «sueño» (como lo lla Ruiz). Por lo tanto, no debes tomártelo personalmente, pues no es por ti ni para ti eso que hacen o dicen. Debemos ser totalmente inmunes a las opiniones y acciones de los demás, dejar de ser víctimas, dejar de sufrir innecesariamente.

Pase lo que pase, no te lo tomes personalmente. Un ejemplo claro: Voy por la calle y le grito «hey, eres un idiota» a una persona que no conozco que está trabajando en la calle. En ese ejemplo, el idita soy yo en realidad, no la persona que está en la calle. Si ese trabajador se lo toma personalmente, tal vez crea que es un estúpido, un idiota y tantas cosas que puedo llegar a decirle.

3. No hagas suposiciones.

Muchos de los problemas de la sociedad actual radican en evitar preguntar. Ignoramos muchas cosas de nuestro mundo y su gente, sin embargo en vez de tomarnos el trabajo de preguntar o informarnos, «suponemos» que tal cosa es así o funciona de tal manera, y luego moldeamos nuestro mundo de acuerdo a esos falsos supuestos. Eso lleva a que tengamos problemas gigantes en nuestra vida, trabajo, pareja, con amigos, etc.

En este punto Miguel Ruiz plantea que debemos ser valientes para preguntar, informarnos y para comunicarnos con los demás respecto a las cosas, esto evita malos entendidos de ambos lados, alivia tristezas y problemas. Al no hacer suposiciones, preguntar y hablar claramente, seremos impecables con nuestras palabras y tampoco nos tomaremos todo personalmente.

4. Haz siempre tu máximo esfuerzo.

Este es cuarto acuerdo y refiere a que para no juzgarte y lamentarte de las cosas que suceden en tu vida lo mejor es hacer tu mejor esfuerzo. Si das tu mejor esfuerzo en tu vida (trabajo, pareja, amigos, familia, etc) luego no tendrás que cuestionarte ni decirte a ti mismo frases como «ah, pero quizás si hubiera puesto más ganas…» o «si hubiese sido sincero no tendría este problema…», etc.

Ruiz plantea que al dar nuestro máximo esfuerzo, dejaremos de ser nuestro Juez y al mismo tiempo tampoco seremos Víctimas de nosotros mismos. «Haz siempre tu máximo esfuerzo» es una de las mayores enseñanzas que me ha dejado este libro.


A través de Los cuatro acuerdos, Miguel Ruiz plantea una forma sencilla y práctica para que reflexionemos sobre nuestras creencias heredadas, y que tratemos de sustituirlas por la verdad inherente que él ha descubierto gracias a la sabiduría Tolteca, pero que como ya mencioné antes, también están presentes en otras filosofías orientales como el Budismo Nichiren.

Definitivamente un libro recomendado para quienes desean avanzar en su crecimiento interior.

Publicado enLiteratura

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.