Saltar al contenido

Esteban Borges Entradas

El Budismo y la dignidad humana

Humanidad, BudismoHe leído este artículo sobre la dignidad humana vista desde el Budismo Nichiren, me pareció muy interesante y práctico, así que tomen unos minutos de su tiempo, vale la pena, al menos a mi me ha hecho recordar y afirmar principios de la filosofía de vida que con esfuerzo llevo, y que por x o por y, aveces dejamos flotando.

El debate mundial acerca de los derechos humanos, el cual tiene lugar lo mismo en los corredores de las Naciones Unidas que en las esquinas de las calles de comunidades empobrecidas, ha sacado a flote escalas de valores y perspectivas del mundo que son contradictorias. Oriente contra Occidente; Norte contra Sur. Los derechos económicos y sociales tales como el derecho al trabajo y a un lugar decoroso para vivir, contra los derechos políticos y civiles a la libre manifestación de las ideas y a la libertad de expresión.

Finalmente, todos los conceptos sobre los derechos humanos, incluso aquellos que no necesariamente son llamados así, tienen su fundamento en alguna forma de entender la dignidad humana. En otras palabras, las personas son dignas de un trato decoroso porque poseen dignidad humana, algo así como un valor connatural que les es propio por el simple hecho de ser humanos.

En algunas tradiciones, esta dignidad deriva de Dios, a cuya imagen fue creada la humanidad. En otras tradiciones, se dice que la fuente de la dignidad humana es su capacidad exclusiva para pensar y razonar. Cada vez más, sin embargo, la idea de una dignidad humana como principio fundamental para los derechos y prerrogativas por encima de las otras formas de vida en la naturaleza, está siendo suplantada por la idea de una responsabilidad humana especial en relación con la naturaleza, tratando a todas las formas de vida con respeto.

¿Cómo entiende el budismo la dignidad humana? ¿De dónde emana dicha dignidad? ¿Cuál es su apoyo y sustento?

Reseña sobre objetivos del budismo

Budismo Nichiren DaishoninA pesar de ser una persona católica y devota a Dios y sus mandamientos, me seguía sintiendo vacío, habían cosas que no podían ser sencillamente así, habian preguntas sin respuesta, porque a unos les va tan bien, a otros les va tan mal, porque morimos, porque nacemos.. como ser realmente feliz.., etc. …Hasta que por fin las respuestas comenzaron a llegar.

Había oído hablar sobre el budismo, de hecho vi como mi madre lo practicó durante casi un año hasta que me independicé. Por supuesto, en ese tiempo tenía 18 años y lo veía todo como muy loco, estaban todos chiflados pensaba.. viejos locos recitan cosas que ni ellos entienden.. Esos eran mis más sencillos pensamientos cuando veía que practicaban budismo. Hasta que un día un buen amigo que practicaba budismo me visitó, y con una charla-debate sobre religion-filosofía que mantuvimos hasta las 02. de la madrugada, logré convencerme de que iba a «tratar» de ver que era eso del budismo, la conclusión fue simple.. porque no «probar», no iba a perder nada.. más de llevarme una decepción como con el catolicismo… (!) Y así fue como comenzó mi revolución humana